miércoles, 28 de junio de 2017

LOS LIBROS PERDIDOS DE FELIPE ELVIR ROJAS (1927-2005)






   
1957



1956



1956







Elvir Rojas, Felipe (Nació en Las Animas, Danlí, el 19 de junio de 1927 y murió en Tegucigalpa, el 11 de agosto de  2005)). Poeta, periodista y editor. Estudió Derecho y ocupó varios cargos públicos, entre ellos el de Ministro de Gobernación en el período presidencial del Dr. Roberto Suazo Córdova y Viceministro de Cultura durante el gobierno de Carlos Flores. En 1956 fundó la revista literaria “Pegaso” y las ediciones del mismo nombre, que fueron muy importantes, pues impulsaron diversos valores de la literatura nacional. Fue Jefe de Redacción del desaparecido vocero del Partido Liberal, “El Pueblo”. En 1987 se le otorgó el Premio Nacional de Literatura, “Ramón Rosa”.
OBRA. Poesía: Bronces de América (1955); Poemas heroicos (1956); Perfil de Rigoberto López Pérez (1956); Puños crispados (1956); Muerte, hasta en los labios (1957); Elegía a Gabriela Mistral (1957); Dos elegías (1958); Riberas de angustias (1959); Tiempo y raíces (1997); Distancia sin olvido (1998); Cordura del crepúsculo ( 1998); Péndulos inevitables (1992); Hospedaje del silencio (2001); Luz en las rendijas (2001); Estación temporal (2000); Cantares rebosantes (2001); El fuego de las palabras (2003). Antología: Antología del soneto en Honduras (1983).

sábado, 6 de mayo de 2017

ROSA CUBAS, LA MADRE DE MARCO ANTONIO ROSA.






Nació en Tegucigalpa, el 14 de diciembre de 1871. Hija natural de Nicolaza C.(Cubas) Aguilar. Se casó con Francisco Rosa y fue la dichosa madre de dos hijos: El novelista Marco Antonio Rosa (1899) y Rosa Amelia (1896).

BENNATON MARTINEZ BENNATON, EL HIJO DE ARTURO MARTINEZ GALINDO.





Bennaton junto a sus padres en Washington, 1932



Bennaton a los 3 años.

Nació en Tegucigalpa, el 13 de diciembre de 1930. Lo bautizaron Bennaton Martínez Bennaton. ¿Jugarreta léxica de su padre?. Fue el promogénito del matrimonio formado por el Abogado y Narrador, Arturo Martínez Galindo y la sampedrana Luisa Bennaton Estévez.. No sabemos mucho de su vida, pero hay fe de que antes de morir -1 de marzo de 1992, San Pedro Sula- entregó en herencia al conocido poeta Oscar Acosta (Q.D.D.G.) un gran legajo de documentos que fueran de su malogrado padre. Estas son algunas historias que nuestra rica literatura, nos deja contar.